AUTOEXIGENCIA Y MIEDO

Vuelve a ser un placer que te sitúes ahí junto a mí; te agradezco mucho que sigas dedicándome parte de tu tiempo y espero compensarte como te mereces. Recuerda que el último día hablábamos de que cualquiera que fuera nuestra situación laboral, nos vemos obligados a vender los productos, servicios o resultados que ofrecemos, es decir a calmar la necesidades de nuestros clientes (incluso cuando el cliente es nuestro propio jefe), es decir a generar estados emocionales de satisfacción y resolución de un dolor, pero eso nos genera a nosotros un coste emocional que debemos gestionar desde nuestra Autoexigencia, evitando interrumpir nuestro fluir auténtico.

Teniendo en cuenta que la autoexigencia surge a partir de la relación con nosotros mismos, de cómo me percibo, cómo me hablo, cómo me trato, si no reconocemos nuestras capacidades difícilmente reconoceremos los logros conseguidos y por tanto la autoexigencia no se verá satisfecha, generando estrés y angustia. Pero ocurre además que a veces no queremos reconocer nuestra fuerza, nuestro potencial por MIEDO, miedo al fracaso, miedo al fallo, miedo al cambio o incluso miedo al éxito.

El miedo es reconocido como una de las emociones básicas, de las que vienen con nosotros de serie, por tanto hay que valorarlo en su justa medida, agradecerle que te haya traido hasta hoy. Y para apreciar tu verdadero  poder, convivir con él, aprovechar su experiencia como consejero pero que no te domine. El miedo, bien entendido, es necesario porque posibilita evitar algo doloroso o peor aún, ya que es un mecanismo de defensa que está ‘tallado’ en el ADN de los seres humanos, permitiendo responder con mayor rapidez y eficacia ante las adversidades.

El miedo surge cuando recibes estímulos que te provocan pérdida de control, incertidumbre, cuando el cerebro no encuentra referencias ciertas, disparando acciones casi inmediatas contra esa amenaza. Si la amenaza es real, va en contra nuestra vida, hay que dejarlo actuar, nos va a ayudar a alejarnos de ese suceso para el que no estamos preparados. Pero si la amenaza es contra nuestra autoestima, hay que analizar nuestro sistema de creencias y de comportamientos, porque esa historia que nos provoca miedo, ese significado, si no te lleva a resultados adecuados se puede resignificar para superarlo y generar nuevas emociones que te lleven a acciones diferentes con las que conseguir resultados distintos.

Cuando comienzas a sentir esa pérdida de control, y te haces consciente de ello superando el bloqueo que te produce,  es que algo estás moviendo en tu interior; si insistes en ello, queriéndote, con coraje, osadía, creatividad, un punto de locura, esfuerzo, perseverancia y las estrategias adecuadas, es que estás entendiendo que fuiste creado para hacer algo grande, desde tu ser declarado, por tanto acabarás proyectándote desde tu interior, desde tu misión hacia el exterior, hacia los demás.

Te propongo un juego si sientes ese miedo que te bloquea, adivina qué significado es el que provoca tu miedo y modifícalo. Coge bolígrafo, papel y contesta brevemente a estas preguntas:

¿Cuál es el salto que quiero dar? Quiero conseguir…
¿Cómo cambiaría mi vida si lo consiguiera? Mi vida sería…
¿Qué me lo impide? Mi miedo a…
¿Qué no quiero perder? No quiero perder…

¿Qué quiero perder? Quiero perder…

 

¿Qué significado esconde tu miedo? Ahora el siguiente paso es hacer esa lista con las acciones a realizar para hacer que esa emoción que te paraliza vaya disminuyendo y se modifique por otra que en lugar de limitarte, te potencie y te acerque a tus resultados deseados.

Percíbete con tu valor verdadero, ámate para poder amar, vive, pero desde el amor y sin miedo, eso seguro que hará cambiar tu mundo y cambiará el mundo que te rodea; es tu responsabilidad, quiérete, busca dentro de ti, ahí está lo que necesitas y valora tus logros, “a veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara tu gota” (Madre Teresa de Calcuta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s