EMPRENDIMIENTO Y MARCA PERSONAL

Te agradezco mucho que me dediques para de tu tiempo, espero con mi contenido compensarte adecuadamente. La última vez que nos vimos hablaba de cómo el emprendedor es la única persona que es capaz de asumir la incertidumbre de un proyecto y ese es uno de sus méritos, aparte de ser un visionario y estar enamorado de su idea emprendedora. Igualmente te ofrecía las 7 claves para conseguir el éxito empresarial, entendiendo éxito simplemente por la consecución de los objetivos que empresarialmente te propongas.

Me parece evidente que el emprendimiento tiene asociado un valor fundamental que es la MARCA PERSONAL. Etimológicamente MARCA está relacionada con HUELLA, es decir la señal que dejamos en los demás. Es ineludible, por tanto, tener una Marca Personal, todos la tenemos, todos en nuestras relaciones dejamos una huella, una señal y, claro está, tenemos que gestionar qué percepción queremos dejar en los demás, para así mejorar las relaciones interpersonales y obtener beneficios indudables en las relaciones empresariales y comerciales. La Marca Personal puede ayudar y complementar mucho a la Marca comercial de nuestros productos o servicios como emprendedores. Todos somos profesionales que vendemos productos o servicios y eso que vendemos tiene que tener una marca que debemos gestionar.

La Marca Personal tiene que ser  coherente con tu misión y con tu visión personal, y estar alineada con tus objetivos, con lo que eres, lo que quieres, lo que te distingue, dónde te encuentras y hacia dónde quieres ir, cómo quieres ser visto por ti y por los demás y claro cómo lo vas a comunicar.

Con tu Marca, con la huella que dejas en los demás, tienes que posicionarte, obtener RE-CO-NO-cimiento, es decir cimentas tres beneficios claros Relevancia (ser útil), Confianza (ser fiable) y Notoriedad (ser conocido) que van a soportar tu estructura personal, tu SER. Por tanto, la Marca se trabaja, se diseña, se crea con características tangibles, físicas, como la imagen que te identifica, que tiene su impacto principalmente en la parte racional de los que rodean y con características intangibles, aquellas que se acercan a la parte emocional de tu audiencia, de forma que los resultados que obtienes están claramente condicionados por la identidad emocional que generas.

Por tanto se puede diseñar un plan estratégico de Marca Personal para que un grupo específico de personas te conozcan, y te RE-CO-NOzcan como una personal valiosa y fiable y de esa forma aumentas las posibilidades de ser elegido.

Las relaciones laborales han variado, todos somos “neoprofesionales”, empleados o desempleados, por cuenta propia o por cuenta ajena y por tanto la definición de nuestra Marca Personal, se puede abordar en modo  “proyecto”, es decir a partir de la definición de una serie de objetivos acotados en el tiempo y que para su consecución hay que realizar la gestión adecuada de una serie de procesos. De esa forma, tu Marca Personal será el resultado de las acciones que has acometido de manera planificada para definirte como PERSONA, y ello exige estructurarlo y gestionarlo convenientemente.

Se trata por tanto de realizar una planificación que implique el análisis, el diagnóstico de la situación de partida y hacia dónde quiero ir, la definición de los objetivos de Marca y estableciendo la estrategia necesaria para conseguirlos. Una vez diseñado el Plan Estratégico Personal, hay que comenzar a ejecutarlo y de forma simultánea realizar el seguimiento y control de su desarrollo para estimar cuánto de cerca se está respecto a lo planificado y así ir garantizando acercarnos hacia el punto de destino definido en el plan.

Lo importante es que cuando hallas definido tu Marca Personal, es decir la huella que quieres que quede de tu producto y la forma de cómo ofreces beneficio, hay que hacerlo de forma eficaz, ofreciéndolo de forma diferente a cómo lo hace tu competencia. La clave está en enamorar, entrar en la mente de tu audiencia, diferenciándote del resto, influenciando en ellos para poder ser el elegido.

Los puntos principales son, no vender, sino llegar a enamorar, no a la mente consciente, sino al inconsciente (88% de la mente de las personas). No se trata de sólo hablar con palabras, sino dirigirte a todos los sentidos de tu audiencia, de tu público, alterando e influyendo, no con mensajes únicos, sino dirigidos a la mente del que tienes enfrente. Estoy hablando en definitiva de la Neuroinfluencia. Tu Marca Personal se dirige a las emociones de tu audiencia, generando estados emocionales que van a determinar tus resultados.

Y como me has oído en otras ocasiones si los resultados que obtienes no son los que esperas, no te enfoques en esos resultados, sino en la forma que tienes, es decir en las acciones necesarias, para modificarlos. No te puedo garantizar que alcances los resultados que esperas, lo que sí te aseguro es que, con otras acciones, éstos serán diferentes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s